El alumnado accede al conocimiento esencial del cristianismo en diálogo con los problemas culturales e interreligiosos del mundo actual y adquiere las habilidades básicas para razonar el mensaje y las propuestas de la comunidad cristiana. A su vez, el alumno adquiere las competencias necesarias para reconocer las raíces religiosas del arte, la cultura y los logros sociales en nuestra sociedad de Euskal Herria y del mundo en general.